Un paseo por A Costa da Morte y la Taberna Mar de Fondo.

| 4 comentarios
Hace unos días nuestros amigos de Sevilla nos alegraron con una visita sorpresa. Ya conocen muchos lugares de Galicia,  de sus anteriores estancias pero todavía les quedaba pendiente de descubrir la zona de A Costa da Morte. Así que aprovechando un día bonito y despejado nos acercamos hasta Fisterra para que pudiesen ver el faro y el maravilloso horizonte que se contempla desde los acantilados.



A Costa da Morte es una zona maravillosa, repleta de pueblos marineros llenos de encanto, de leyendas, de playas inmensas, de abruptos acantilados,  de un mar infinito y de gente amable y cercana.





El cabo de Fisterra es el punto final del Camino de Santiago, siguiendo una tradición ancestral, pagana, de adoración al sol y anterior al culto al Apostol. Antiguamente, los peregrinos que llegaban hasta este lugar encendían hogueras para quemar sus botas o las ropas del camino,  remataban así la peregrinación con un ritual purificador que daba lugar a un nuevo comienzo.


Puerto de Fisterra.

Ancla del Carguero Cason, en  recuerdo del terrible accidente que tuvo lugar en 1987 y todavía presente en la memoria de los vecinos.

Seguimos camino hasta Laxe donde paramos para visitar a un amigo y a comer en la Taberna marisquería Mar de Fondo, un local pequeño pero con mucho encanto situado justo enfrente de la playa.




Podéis ver que el interior está lleno de detalles marineros, incluyendo fotos de las olas gigantescas que nos dejaron los temporales del invierno pasado.




Para comer nos fiamos de las sugerencias del personal y fue todo un acierto. Destaca sobre todo la calidad del producto, producto local  muy fresco y preparaciones sencillas para no enmascarar la materia prima.

Cortesía de la casa mientras esperábamos por la comida.

 Éramos cuatro personas y pedimos raciones para compartir y probar de todo.

 Sartén de almejas, con una salsa marinera muy simple y deliciosa.

 Navajas a la plancha.

 Pateiro, cangrejo de la familia de la centolla pero de tamaño más reducido.

Zamburiñas a la plancha, estaban tan deliciosas que tuvimos que pedir otra ración. 

 Croquetas de pescado.

Rape, a pesar de lo barroco de la presentación estaba muy bueno de sabor y perfecto de punto.

Entrecot de ternera gallega, tierno y sabroso, rojito en el interior aunque en las fotos no se aprecia.

Con refrescos, cervezas y dos cafés salió la cuenta a menos de 25€ por persona.

Un lugar totalmente recomendable, nosotros repetiremos.

Aquí os dejo unos enlaces con  más información sobre Fisterra y A Costa da Morte.

-Concello de Fisterra.

-Turgalicia.

- A Costa da Morte.

-En coche por a A Costa da Morte.

Gingersnaps.

| 6 comentarios
Una receta ideal para preparar en estas fechas tan cercanas a la Navidad en las que nos encontramos. La receta de estas galletas es del libro "Joy of cooking" de Irma S. Rombauer y Marion Rombauer Becker y me la pasó un compañero de trabajo antes del verano, pero he estado esperando a que hiciese un poco de frío para prepararlas porque, aunque están deliciosas durante todo el año, tengo asociados los dulces especiados al invierno y, sobre todo a la Navidad.

Se conservan bien durante dos semanas en una cajita de lata, y con un empaquetado cuidado tendréis un regalo ideal para repartir durante las fiestas, tienen el éxito asegurado.

Las medidas de esta receta están en tazas y cucharadas, yo he seguido el original pero si no tenéis tazas medidoras podéis utilizar un convertidor para pasarlas a gramos, éste de Blaukitchen me parece muy útil.



Ingredientes.

3/4 de taza de mantequilla a temperatura ambiente.
2 tazas de azúcar.
2 huevos batidos.
1/2 taza de melaza (usé miel de caña)
2 cucharaditas de vinagre.
3 y 3/4 de harina.
1 y 1/2 cucharadita de bicarbonato.
2 cucharaditas de jengibre en polvo
1/2 cucharadita de canela.
1/4 de cucharadita de nuez moscada (clavo en la receta original).



Elaboración.

Precalienta el horno a  160ºC.

Mezcla la harina con el bicarbonato y las especias y tamiza todo junto.
Bate la mantequilla con el azúcar, añade los huevos batidos, la miel de caña y el vinagre y sigue batiendo hasta que se integre. Añade la harina tamizada y mezcla todos los ingredientes con las manos o una cuchara de madera, la masa resultante es bastante pegajosa.
Enharina las manos y forma bolitas de masa, colócalas sobre una bandeja de horno engrasada y hornéalas durante 12 minutos aproximadamente. Mis bolitas eran demasiado grandes así que necesitaron algo más de tiempo de horneado, sobre unos 18 minutos.

El resultado son unas galletas deliciosas y que se preparan en un momento, no tenéis excusas para no probarlas.

Galletas pintadas, Pesadilla antes de Navidad.

| 6 comentarios
En este blog ya es habitual que la entrada de Halloween se publique con retraso, pero este año he superado mi propio record :(  ,aunque en mi descargo diré que las galletas estaban listas para la fecha, que las fotos sí las publiqué en facebook y que The Nightmare Before Christmas, tanto nos sirve para halloween como para navidad, jeje.

Hace tiempo que quería experimentar con las galletas pintadas, últimamente he visto galletas preciosas por la red decoradas con ésta técnica y cuando vi éste tutorial de Dolce Sentire me lancé a ello.


El tema lo tenía muy claro, siento verdadera pasión por el universo de Tim Burton y Pesadilla antes de Navidad es una de mis películas favoritas. Así que tras glasear las galletas, cogí rotuladores y pinceles y me puse a pintar. Los modelos los encontré en Pinterest, la mayoría son fan art de la película.

Jack Skellington y Sally.

El Rey esqueleto en su versión más lúgubre.

Jack y Zero.

Oogie Boogie, el hombre del saco en una primera versión.

Segunda versión, más oscura y con textura.

Otra con textura, Zero.

A partir de aquí ya me vine arriba, dejé el blanco y negro y me atreví con el color....

Sally.

El alcalde de la Ciudad de Halloween.

Lock, Shock y Barrel, creo que esta se me fue totalmente de las manos.

Bollitos rellenos de queso y pavo.

| 8 comentarios
Los bollitos que traigo hoy son una delicia, la receta la vi en el  Magazine de otoño de Recetas de Mon y fue amor a primera vista, claro que con esas fotos tan preciosas de Mon es difícil resistirse a sus recetas.
Estos bollos son perfectos para cualquier hora del día, tanto para un suculento desayuno como para la merienda o una cena ligera. La masa es muy suave y dulce, tipo brioche, nosotros además del queso le añadimos pechuga de pavo al relleno y con un zumo de naranja y un café con leche preparamos un delicioso y saludable desayuno.



Ingredientes.

500 gr de harina de fuerza.
25 gr de levadura de panadería.
250 ml de leche.
70 gr de mantequilla en pomada.
30 gr de azúcar.
1 huevo.
3 cucharadas soperas de miel.
1/2 cucharadita de sal.
queso tierno en lonchas.
pechuga de pavo en lonchas.
queso enmental rallado.
tomillo seco.

Elaboración.

Preparamos una esponja disolviendo la levadura con un poco de agua tibia y una pizca de azúcar, removemos y la dejamos reposar unos minutos.

En un bol amplio preparamos un volcán con la harina, añadimos el huevo, la leche y la esponja en el hueco del centro y mezclamos poco a poco. Agregamos el azúcar, la miel y la sal y seguimos mezclando. La mantequilla la incorporamos en dos tiempos, integrando bien la masa entre cada incorporación.
Pasamos la masa a una superficie enharinada y amasamos hasta que la masa no se pegue a las manos y tenga una consistencia flexible y sin grumos.
Le damos forma de bola, y la dejamos reposar  tapada y a temperatura ambiente unas dos horas o hasta que haya doblado su volumen.
*En nuestro caso queríamos tener los bollitos para desayunar así que preparé la masa el día anterior y la dejé reposando en la nevera toda la noche. Saqué la masa del frigorífico y la dejé atemperarse antes de dar forma a los bollitos.


Volvemos a amasar para quitar el aire y separamos la masa en porciones. Rellenamos cada porción con un trocito de queso tierno y otro de pechuga de pavo baja en sal (en nuestro caso de Campofrío) y le damos forma.
Pincelamos los panecillos con un poco de leche, espolvoreamos de queso rallado y tomillo y los dejamos reposar tapados unos 30 minutos.

Precalentamos el horno a 180ºC y horneamos unos 20 minutos.

Están deliciosos recién hechos, calentitos y con queso derretido.

Candy Bar de boda, un candy bar viajero

| 8 comentarios
Como ya os comenté en la entrada anterior, mis amigos Mar y Jose confiaron en mi para que les preparase el candy bar de su boda y además ciegamente pues querían que fuese una sorpresa y no vieron absolutamente nada de los preparativos, lo único que sabían era la temática de la misma, que iba a ir en consonancia con el resto de la boda.




Así que mapas, maletas antiguas y globos aerostáticos fueron el eje central de la mesa y toda la papelería asociada: guirnalda, cartelitos, chocolatinas, etiquetas de las galletas.


No puedo continuar sin dar las gracias a Photoarte por cederme sus preciosas fotografías, que hacen que la mesa dulce se vea aún más bonita.  No dejéis de visitar la web de José Manuel para conocer su trabajo, además de un gran profesional es una persona encantadora.

Igualmente quiero dar las gracias al personal del Hotel NH Finisterre, especialmente a Alba, la directora de eventos y a José María, el maître, que han colaborado con nosotros desde el primer momento y nos han dado todas las facilidades para el montaje del candy bar. Ha sido un placer trabajar con vosotros.




Estos maletines han sido el eje central de la mesa, tenían todo lo que buscaba, el aire vintage, la rosa de los vientos (elemento central de la invitación de boda), el globo aerostático, los mapas antiguos...  Y he continuado con ese aire retro y la misma gama cromática en el resto de los elementos.


Además de una buena cantidad de lacasitos y chucherías el candy bar constaba de 3 tipos de galletas, chocolatinas y macarons.


Ya os comenté en la entrada anterior que los novios son un par de trotamundos, la prueba la tenemos en estas polaroids que reflejaban parte de sus viajes.


Las cajitas para las chuches estaban hechas de manera artesanal, cada una de ellas con un molinillo también hecho a mano.


Esta última foto es mía, creo que no hacía falta decirlo pues la diferencia con las otras es evidente, jajaja, aquí la mesa todavía estaba a medio montar, la pongo para que veáis la guirnalda que no se aprecia en las otras fotos.



Galletas decoradas y otros detalles de una boda perfecta.

| 6 comentarios
Hoy os voy hablar de lo que me ha tenido entretenida gran parte del verano: la boda de mi niña,  mi amiga Mar.

Cuando tu mejor amiga te dice que se va a casar, después del torbellino de emociones y alegría por la noticia, tu mente inmediatamente empieza a dar vueltas buscando ideas y detalles para que tenga la boda más bonita del mundo. Así que empiezas a bucear por Pinterest y a bombardear a la novia (pobrecita mía) con un montón de sugerencias. Si además resulta a que los novios les encanta viajar y en cuanto tienen unos días libres cogen la maleta y se escapan, es que te lo están poniendo en bandeja!.

Mar y Jose han conseguido preparar una boda perfecta, bonita, moderna, elegante, diferente y divertida. Yo que he vivido el proceso de cerca, he visto el cuidado y cariño que han puesto en cada paso, para lograr que todo el mundo se sintiese cómodo y disfrutase de un día tan especial para ellos. Buscaban la excelencia y la han conseguido.

Me encantó que me dejaran participar en los preparativos de su gran día, y que confiaran en mi para que me encargase de algo tan importante como las galletas que formaron parte del regalo de los invitados y un candy bar que os enseñaré en la siguiente entrada.


Aquí podéis ver parte de los trabajos que me tuvieron entretenida: las cajitas del candy bar, hechas totalmente a mano, las etiquetas de las chocolatinas, cucuruchos para el arroz y unas etiquetas troqueladas para el resto de los regalos (eso si, de escribirlas ya se encargaron los novios ;) )


Los cucuruchos para el arroz estaban hechos con mapas y quedaron así de bonitos ya colocados en la puerta de la iglesia.

El banquete se celebró en el Hotel NH Finisterre, un precioso hotel de cinco estrellas y todo un referente de la ciudad de A coruña. No tengo fotos del banquete pero os puedo asegurar que estaba todo absolutamente delicioso y los pinchos espectaculares, sólo os digo que había más de 20 variedades entre fríos y calientes.

Siguiendo con el tema de los viajes,  encontramos unos maravillosos posters vintage con los lugares más significativos visitados por los novios y los utilizamos en el seating plan, para organizar la distribución de los invitados.

Foto cedida por NH Finisterre

Así de bonitos estaban el salón Victoria y las mesas, con sus posters antiguos enmarcados.


Fotos cedidas por Patricia Martínez.

Y ya por último os dejo con el paso a paso de las galletas y como quedaron terminadas.

La galleta de las chicas.

Sí, las fotos deberían estar más cuidadas pero son las únicas que tengo, con tanto ajetreo no me paré a sacarle una foto en condiciones a las galletas terminadas :(



La galleta de los chicos, la vi aquí y me encantó.



Como podéis ver, la galleta se me cayó al suelo y se rompió cuando estaba preparando todo para sacarle las fotos, es lo que tiene ser torpe...





Más regalos para los invitados, azafrán casero, cultivado por la familia del novio y botellita de Oporto.



Y próximamente la entrada sobre el candy bar.